• conlaescuela

La falta de recursos en las escuelas venezolanas

Caracas, 10 de mayo de 2022.- Que las escuelas estén abierta con alumnos y docentes, es uno de los mayores beneficios que una sociedad puede brindar a sus ciudadanos.

No obstante, el funcionamiento de una institución educativa precisa de unas condiciones básicas, que permitan al binomio maestro-estudiante desarrollar adecuadamente la función que a cada uno le compete, y así contribuir a generar una educación de calidad.



Los recursos fundamentales

Todo estudiante necesita de unos implementos y recursos elementales para estar incorporado en un aula de clases.

Por un lado, tenemos el mobiliario escolar básico a saber pupitres o mesas sillas y pizarrón o pizarra magnética. Todos son necesarios para recibir la instrucción o participar en ella. Lamentablemente esa dotación, extremadamente elemental, no es un buen ejemplo de presencia en muchas escuelas.

Por el otro lado están los implementos personales de un alumno en la educación básica.

El lápiz y el cuaderno es el equipo mínimo, y fundamental de todo estudiante, aunque no suficientes. Cuando sólo se cuenta con ellos, es un reflejo de la precariedad de recursos, que obstruye el recibir una buena instrucción, al menos en la escuela del siglo XXI.

Deficiencia de útiles

Desde el mes de enero los observadores escolares de @conlaescuela han obtenido información que nos suministra una fotografía de los recursos presentes en los planteles, y que poseen los estudiantes.

En el caso de la presencia de útiles escolares, la situación es muy complicada. Ningún educador de 329 consultados por @conlaescuela, en seis estados del país, admitió que sus estudiantes tenían la totalidad de útiles.

Además, al presentárseles un listado de 15 de ellos, sólo 1 docente señaló que sus estudiantes empleaban 14 de la lista de útiles básicos.

Los resultados

La mayoría de los maestros(as), el 54%, respondió que menos de 7 útiles eran usados por sus alumnos.

Mientras el 40% restante de los docentes, señaló que la presencia de útiles en sus educandos se reduce a sólo nueve implementos.

Entre los útiles con mayor presencia en la masa estudiantil, según sus educadores, destacan: Lápices (98%), cuadernos (94%), sacapuntas (93%), goma de borrar (87.5%), creyones de colores (67.7%) y regla (47%).

Bolígrafo y marcadores solo presentes en menos de 2 de cada 10 aulas.

Muy Grave: en lo que concierna a los textos escolares, apenas el 18 % de los docentes, indicaron el uso de los mismos por sus discípulos. Computadoras para el uso de alumnos lo reseñaron apenas el 4.8% de los 329 docentes.

Además de las aulas de clases ¿qué hay?

En el caso de espacios de aprendizaje complementarios al aula, se encontró que un 35% de las escuelas no poseen bibliotecas. El 29% de los planteles carecen de espacios deportivos. Y sólo 65 de cada 100 poseen implementos deportivos.

Material didáctico para el uso del docente, y poder enriquecer las actividades de aprendizaje, no está presente en 31 de cada 100 instituciones, es decir la tercera parte de la muestra de escuelas carece de ese tipo de recursos.

Todo estudiante debe tener los materiales suficientes, útiles, textos, recursos y ambientes pedagógicos, para que los aprendizajes se puedan alcanzar. Los docentes precisan de recursos didácticos, equipos y espacios de aprendizaje diversos para enriquecer la enseñanza.

Si no se atiende esta problemática seguiremos teniendo una escuela básica incompleta, y muy limitada o incapacitada, para alcanzar aprendizajes de calidad. Los materiales y recursos ya señalados, no son un lujo son una necesidad imprescindible en el trabajo escolar.

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo