• conlaescuela

Días sin clases y pérdida de aprendizajes

Caracas, 9 de marzo de 2022.- Históricamente el cumplimiento de los días de clases en educación básica en nuestro país ha sido muy irregular. Desconocemos si en algún momento la cantidad de días establecidos, en el calendario escolar oficial se ha cumplido cabalmente (180 días dedicados a las actividades instruccionales).

Sin pandemia

Antes de la pandemia, los días perdidos eran comunes, debido a causas variadas como: los múltiples procesos electorales, las fallas recurrentes de los servicios públicos (recuerdan el apagón de 2019), y otras de diverso orden económico y social.

Todo esto ocasiona en nuestro país, que muchas instituciones no puedan abrir sus puertas todos los días del calendario oficial.

Con la llegada del COVID-19, la suspensión radical de clases presenciales impidió que ellas ocurrieran, en la inmensa mayoría de las escuelas. Fueron casi 18 meses, desde marzo de 2020 a septiembre de 2021 sin actividades escolares regulares. Los días de clases perdidos se transformaron en meses sin clases, incluso más de un año, a lo menos presencialmente.


En el actual año escolar la situación no ha cambiado, y siguen dejando de ocurrir actividades escolares, con sus consecuencias en la pérdida de aprendizajes continuado en los niños y jóvenes.

El monitoreo

En la investigación que lleva a cabo @ConlaEscuela los monitores reportan que, en el actual 2do momento escolar, los alumnos debían recibir 31 días de clases, para un total de 155 horas (a un promedio de 5horas. por día).


No obstante, la información recogida en el 42 % de escuelas del estudio, con modalidad presencial, señala que ninguna de ellas alcanzó, para el período entre el 7 de enero y 18 de febrero el total ideal de horas de instrucción.

Eso es debido a que el tiempo de atención oscilo entre 4 y 4.7 horas diarias, en ningún caso 5 horas.



Presencialidad sin uniformidad

El régimen presencial establecido no es uniforme en todos los planteles, oscila entre un día de clases semanal en algunos planteles, hasta un máximo de cinco en otros. De allí el bajo número de tiempo de instrucción para ese grupo de escuelas.

A menos días, menos horas y, menos aprendizajes. En el caso de las escuelas de modalidad semipresencial, los estudiantes asisten a menos horas a los planteles, porque la cantidad de días de clases recibidos (en la semana que se hacen presentes), puede variar entre uno a dos.


A lo antes expuesto hay que añadir los días perdidos en este lapso, por no reinicio en la fecha indicada (7 de enero), o suspensión de actividades por diversas causas (entre ellas, brotes de COVID19 en alumnos y docentes).

Así va el año escolar

Del actual año 2021-2022 ya se perdieron 26 días, por no haber iniciado el año escolar el 16 de septiembre. A eso hay que añadir 6 días por las elecciones del 21 N. Si las escuelas trabajaron hasta el 16 de diciembre, hubo un total de 32 días sin actividades. Es decir, del primer momento de clases sólo se trabajó el 41 % de los días establecidos en el calendario.

Nos encontramos en el segundo momento del año escolar, que en cuatro semanas culminará. Que los estudiantes reciban la mayor cantidad de horas y días de clase, en condiciones de bioseguridad, es indispensable para detener la pérdida de aprendizajes, que es una amenaza para su futuro educativo.


Que una escuela esté abierta es el primer paso para garantizar la escolaridad, pero que la cantidad apropiada de días de clases se desarrollen efectivamente, es vital, para que se genere formación y aprendizajes en el estudiante.


Oscar Iván Rose

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo